2.- De apeadero a estación

Anterior    Índice

Los deustoarras fueron muy escépticos y contrarios a la anexión por parte de Bilbao de su Anteiglesia porque veían las ansias expansionistas de la Villa. Bilbao, ya en 1890, había absorbido la anteiglesia de Abando y sabían que Begoña y Deusto serían las siguientes. Erandio y Asua también estaban en su plan ¿Hasta dónde llegarían con su plan urbanístico? ¿Qué es lo que pretenden? se preguntaban los deustoarras.

Ricardo Bastida, arquitecto municipal del Ayuntamiento de Bilbao desde 1905, ya tenía en mente una concepción de Bilbao como una gran urbe que comprendía desde Galdakao hasta el Abra, en dos palabras: Bilbao-metrópoli. Así, tras la anexión de la Anteiglesia de San Pedro de Deusto por la Villa de Bilbao aprobada por ley de 29 de octubre en 1924, se convoca un concurso para la urbanización del recién anexionado ensanche de Deusto. Fueron diversos planes para el ensanche, pero las ideas de los arquitectos Marcelino Odriozola y Estanislao Segurola fueron las que ganaron el concurso y echaron a andar el primer proyecto de urbanización para toda la Anteiglesia: «el Ensanche de Deusto».
En el primer proyecto de 1927, destaca una gran plaza en Ibarrekolanda ubicada en lo que es la zona de la UPV junto al canal (en Sarriko); con tres grandes avenidas: hacia la plaza de San Pedro una y hacia Elorrieta dos; una que transcurriría por lo que es el canal (la variante baja) y otra cercana al trazado del ferrocarril. Se proponía también un gran parque urbano, (que comprendería desde el colegio Ibaigane hasta los Salesianos) y en el centro se proyectaba la iglesia de la zona; Este proyecto de ensanche pronto tuvo sus modificaciones: se imponía la idea de construir un canal para uso mercantil, lo cual modificaba substancialmente este primer proyecto.

En 1928 Bastida proyecta el barrio de «Casas baratas y económicas de la Junta de habitaciones municipales de Bilbao» sobre los planos existentes. Era una concepción diferente: casas grandes con grandes patios, diferentes a los proyectos de las ciudades jardín que se realizaban en la época, pero la idea se pospondrá hasta después de la guerra.

C2.01 Bastida web

1928 Proyecto de Ricardo Bastida para la vega de Tellaetxe – Zorrozaurre.

 

El segundo proyecto del Ensanche data de junio de 1929 y recoge el cambio del curso de la ría dejando un canal para atraque y muelles de carga y descarga, accesos de RENFE y de tráfico rodado… pero la idea inicial de cambiar el curso de la ría se quedó en el canal de Deusto, al no terminar de seccionar todo el trazado; esta idea ha sido recogida por Zaha Hadid en el proyecto de urbanización de Zorrozaurre.

 

C2.02 Ensanche

Proyecto de 1929 para el ensanche de Deusto.

De entre los cambios también destaca una gran plaza, con iglesia incluida, (en los terrenos donde está el centro de proceso de datos del BBVA, la plaza de Sarrikoalde y parte del parking) denominada plaza de Ibarrekolanda, una gran avenida parecida al trazado actual y otra gran avenida que partiendo de la plaza de Ibarrekolanda pasaría sobre el canal y la ría uniendo ambas márgenes, proyecto que se retomó en el Plan General de Ordenación Urbana de Bilbao en 1995 y fue denominado vertiente alta del enlace de  Enekuri – Olabeaga, idea que hoy ha sido desechada.

Con este plan urbanístico, Deusto iba creciendo y no faltaban grandes proyectos para los terrenos de Ibarrekolanda. Así en 1944 la Diputación y la Caja de Ahorros Vizcaína realizaron un proyecto de viviendas protegidas ante «las necesidades que de estas viviendas existen actualmente en Bilbao», pero fue desestimado.

Con la aprobación en 1943 del Plan General de Ordenación Comarcal de Bilbao, Germán Aguirre presenta otro proyecto urbanístico para Deusto (1946-47). Recogiendo la idea de Ricardo Bastida aparece la construcción del «Grupo San Ignacio de Loyola», junto con una «ciudad jardín» (barriada de chalés) en las faldas del monte Banderas, y a Ibarrekolanda la dividía en manzanas que se aproximaban bastante a la actual configuración del barrio.

Entre dichas manzanas, podemos destacar dos dedicadas a equipamientos públicos: una plaza principal en el lugar de la plaza de Sarrikoalde junto con una iglesia, en lo que hoy ocupa el centro de procesos de datos del BBVA, y otra manzana para el mercado y escuelas. El mercado sí se construyó aunque las escuelas no. En este proyecto la zona comprendida entre el canal y la avenida difería bastante del estado actual, siendo manzanas de formas curvas que dejaban a Sarriko en el centro como un parque urbano y diseñaba una calle que desde el alto de Zubiria cruzaba desde San Felicísimo al otro lado del canal (la península de Zorrozaurre).

C2.03 More

 1970 Las casas que nos quedan
de la Avenida Enekuri.

Pero dejémonos de hipótesis y vayamos a la realidad que se iba haciendo poco a poco, y que con el paso de los años ha transformado Ibarrekolanda. De ser cuatro caseríos más o menos dispersos, pasó a ser un barrio con importancia dada por la construcción de varios chalés, pero sobre todo del cementerio, sin olvidar el apeadero del ferrocarril y el tranvía nº 3 Atxuri – Ibarrekolanda que le daban nombre.

Tras la anexión de Deusto por el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación en 1926 asume la supresión del paso a nivel de Ibarrekolanda, variando el trazado del ferrocarril de Bilbao a Las Arenas mediante un túnel a la altura del cementerio, pasando por debajo de la carretera a Enekuri. Al mismo tiempo el conde de Zubiria construye junto a su finca de Sarriko un chalet sobre el caserío Iturriaga.

 

Entre 1930 y 1933 dos casas nuevas se construyeron cerca de la estrada de More, y otras cuatro casas se edificaron en la ladera del monte Banderas, en el camino de Arteaga, en la perpendicular del polideportivo de San Ignacio. Todo esto le daba al barrio unas dimensiones mucho mayores de lo que hoy es.

C2.04 Hornacina webTras la Guerra Civil, el arquitecto D. Manuel Mª Smith Ibarra reconstruye en 1939 la casa-palacio de los condes de Subiría, quemada durante la guerra, y en 1941 construyen la nueva casa-portería, cuya planta es parecida a las gatehouses inglesas ya que incluye el paso de vehículos. En la portería destaca la hornacina alusiva al martirio de Santo Tomas Becket en 1170 por defender a la Iglesia y oponerse al rey Enrique II (Santo Tomas de Canterbury es para los ingleses sitio de peregrinación tan importante como para nosotros lo es Santiago de Compostela). Con esta nueva casa-portería accedería directamente a la «nueva plaza de convergencia que se forma con la nueva Gran avenida del Ejército en Ibarrekolanda», ya que dicho trazado de la avenida necesitaba eliminar la portería existente junto al camino de Etxezuri. Sin embargo, el plan urbanístico no siguió adelante y la finca se ha quedado con dos entradas.

C2.05 COLEGIO

El nuevo y el viejo colegio de San José.

El colegio «San José». En 1945 las Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos presentan el proyecto para la construcción de un nuevo colegio en los terrenos colindantes al primitivo colegio interno en donde están recogidas niñas huérfanas de guerra y otras enviadas por la delegación provincial de excautivos de Vizcaya, y donde también estudiaban como externas las hijas de los caseríos de alrededor. Este nuevo colegio para huérfanas y escuela es el edificio que hoy conocemos como Instituto. Tenía capacidad para acoger a 150 alumnas y 30 religiosas de la comunidad. De esta manera aumentaba el número de niñas recogidas, a las que se le facilitaba manutención, vestido y enseñanza, y también a niñas externas. La congregación facilitaba la enseñanza. Junto con el colegio se construyó la Iglesia, que con el tiempo pasó a ser parroquia.

El proyecto es del arquitecto Rafael Fontán y Saenz y constaba de cinco plantas. La cuarta y última era para la comunidad y colegio. La tercera era de dormitorios. La primera y segunda destinadas a estudios, y la planta semisótano para los comedores y servicios generales. Lo más curioso del proyecto es que tenían la intención de construir una piscina climatizada en el ala este del colegio. ¡Cuánto les hubiera gustado a las chicas del barrio tener natación sincronizada en las clases de gimnasia!

La Falange y el Movimiento, tomando el proyecto de Germán Aguirre, construye el grupo «San Ignacio de Loyola» que ocupó gran parte de los terrenos de Ibarrekolanda, pues los terrenos del txakoli Rondoko llegaban hasta el polideportivo, y lo que hoy conocemos como calle Orixe era prácticamente el camino de Ibarrekolanda. En 1950 se entregaron las llaves de la primera fase de manos de Francisco Franco, y algunos vecinos transformaron sus caseríos en casas al otro lado de las vías del tren de Las Arenas, pero manteniendo el nombre de la calle «Camino de Ibarrekolanda».

C2.06 CINE BANDERASOtro edificio singular fue el cine Banderas. En 1952 el arquitecto Germán Aguirre presenta el proyecto de la construcción de un cinematógrafo para la empresa «Cine instructivo», que inició su andadura en 1955. Este cine fue durante dos décadas el punto de ocio para los vecinos de San Ignacio e Ibarrekolanda.

R05 Ibarrekolanda banco bilbao

 

En 1958 en el camino de Etxezuri erigen un «edificio compuesto de sótano, planta baja y dos pisos destinados a servicios centrales mecanizados del Banco Bilbao construido en Ibarrekolanda», (la central de procesos informáticos).

 

 

El boom industrial de Bilbao se hacía patente en las faldas del monte Elorriaga (Banderas). En cuatro años se crea una barriada de chabolas y casitas, en la que había desde pequeños chalecitos, con su huerta incluida, hasta casas muy sencillas, y aunque ocupaban hasta la mitad de la ladera tenían acceso rodado hasta la más alta. Llegaron a tener tiendas y hasta iglesia «Virgen del Pinar». Todas estas casas o chabolas fueron derribadas en 1960, excepto las cuatro que tenían escrituras y los permisos pertinentes.

C2.08 Chavolas

Alrededor de 1959 las casas del camino de Arteaga y en la ladera las casitas y chabolas

 

Es en los años sesenta cuando se empiezan a construir los grandes bloques de hormigón que irán devorando los caseríos.

El primer bloque construido en 1959 por el arquitecto Ricardo de Beascoa es el correspondiente a los cinco portales de la calle Txakolin, que al poco de su construcción se conocía como «la casa azul» por ser este el color de su fachada. En los primeros años las viviendas tuvieron serios problemas con el suministro del agua potable por falta de presión. Unos tres años después el mismo arquitecto construyó pegado a éste un bloque pequeño, que corresponde al nº 6 de la calle Benidorm, completando así la manzana.

La segunda casa fue el bloque del Chorrillo denominada así porque se hicieron junto a la «fuente del Chorrillo». Nos referimos al número 14 de la calle Navarro Villoslada: 43 viviendas de «renta limitada».

C2.09 VaquerizoEl proyecto de más envergadura fue la casa de Vaquerizo, 535 viviendas. Se realizaron en tres fases: la primera, el bloque de Pintores Arrúe, y la última, el de Benidorm. El proyecto tuvo varias modificaciones, una, correspondiente a las alturas: el bloque nº 1, el de pintores Arrúe se quedaba con siete alturas de las ocho proyectadas y el segundo bloque, el del la calle Juan de Urbieta, con 12 alturas iniciales, aumentaba una más por las posibles diferencias de alineaciones con futuras construcciones. Así se corrigió dejando los bloques como están: 7, 13 y 7 alturas respectivamente. También se varió la ubicación del segundo bloque dejándolo centrado en la manzana, así como la desaparición del paso interior por los bajos a la mitad del bloque que daba paso de un lado al otro de la manzana. Ni que decir que las promesas de locales, jardines, etc. fueron todas a la papelera del arquitecto (Emilio Vaquerizo Gutiérrez).

Y mientras se construía «vaquerizo» también se erigía «la casa de la DKW», la casa de Benidorm nº 2, que se construyó en dos veces. Primero fueron los garajes y talleres de la DKW y posteriormente, tras una modificación del proyecto inicial en la distribución de las viviendas, se realizó la construcción de los pisos-vivienda.

C2.10 Incendio

También se erigió en estos años el bloque con dos fachadas, una a la calle Ibarrekolanda (los números 32 y 34), y la otra a la calle Arbolagana (nº 1 y 3). Los constructores tuvieron que hacer una permuta de terrenos con las Hermanas del Colegio, por eso se varió la distribución de manzanas. Esto se ve claramente en las alineaciones de las calles Juan de Urbieta con Arbolagana que no son coincidentes.

 

En 1962 es construido por José María Chapa el Centro de Procesos de Datos del Banco Vizcaya. De este edificio destaca la importancia que le dio en aquellos años a los nuevos materiales que empiezan a ser usuales en estos años: el vidrio y el aluminio marcan el estilo innovador del edificio.

Junto con todos estos bloques de viviendas, en 1963 se construía la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Es Jesús Rafael Basterrechea quien crea un centro en consonancia con el parque, evitando las alturas y distribuyendo las aulas en diferentes alturas para adaptarse al terreno, eludir la elevación del edificio y así diferenciarse de los edificios compactos, como el de Magisterio.

Todos estos edificios de principios de los 60 son los que fueron dibujando a Ibarrekolanda como barrio urbano del extrarradio de Bilbao y aislado, al no tener continuación edificatoria ni hacia Deusto, ni hacia San Ignacio, con las calles sin asfaltar, las farolas sin poner y la avenida que cerraba el paso hacia el otro lado de la avenida, en donde a la distancia se veían las casas americanas.

Las casas americanas se construyen entre 1963 y 1966. La primera fase es el resultado de un concurso de arquitectura organizado por el Ayuntamiento de Bilbao, que es ganado por Rufino Basáñez, Julián Larrea y Esteban Argarate, que tomando como base el proyecto de Le Corbusier en Marsella (L´Unite d´Habitation) introducen en Bilbao un aire diferente ante tanta arquitectura similar. Casas dúplex con una imponente caja de escaleras que destaca en el edificio. Son tres bloques que cubren la manzana con patios abiertos y alturas contrastadas con el bloque principal, pero a su vez alineadas con las manzanas adyacentes.

C2.11 Chimeneas web

Casas de la cooperativa San José.

Este edificio junto con el de la Facultad de Económicas y el Centro de Proceso de Datos del Banco Vizcaya destacan en la década de los sesenta por su vanguardia arquitectónica, y junto a ellos, a principios de los 70, la casa de las chimeneas, un proyecto de Rufino Basáñez y promovido por gente del barrio unida en la cooperativa San José, que deseaba una vivienda con más metros que las suyas, las de Vaquerizo,…. Esta casa tuvo bastantes problemas de autorizaciones por la colocación de las chimeneas alineadas con la fachada, que es lo que la ha distinguido del resto y que es lo que el arquitecto defendía.

 

C2.12 Mercado web

1969 Inauguración del Mercado.

 

Esta es una época de expansionismo urbanístico y poco a poco se van tapando todas las campas y huertas: en 1966, el edificio de la calle Fco. Durrio, el de los socialistas; en 1968, el edificio del mercado.

 

 

También en ese año se construyó frente al cine Banderas el edificio de Navarro Villoslada esquina con la Avenida del Ejército. Este fue el primero de toda la manzana, y durante la década de los setenta se fue construyendo toda la margen impar de la avenida.

Pero el gran cambio en Ibarrekolanda viene de la mano de la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao. Su obra social construye en 1974 la residencia para ancianos «Reina de la Paz», con capacidad para 300 residentes y posteriormente la residencia para señoritas «Villa de Bilbao» de carácter benéfico-asistencial con capacidad para 160 señoritas, como continuación a la primitiva residencia, sita en la casa chalet en Pérez Galdos (Indautxu) en la que acogían a medio centenar de ellas.

 

C2.13 1ª Piedra

1975 Primera piedra de la residencia de ancianos.

Conjuntamente a la residencia de señoritas se inicia en 1975 la construcción por Emiliano Amann de las casas de la Caja de Ahorros, siete bloques con un total de 1032 viviendas en las «campas de Justo». Los tres primeros bloques, 360 viviendas, forman la plaza Aita Patxi; los otros cuatro con 672 viviendas forman Celestino Mª del Arenal, terminándose los bloques de arriba (junto a las antiguas vías del tren) en 1980. Con estos bloques aumentaba de forma espectacular la población del barrio.

Aquí se estanca momentáneamente la fuerte expansión urbanística en Ibarrekolanda. En esta década de los 80 la depresión económica, especialmente en la metalurgia, astilleros, etc. influyó en todos los sectores, y no es hasta los años 90 cuando se dará la última puntilla a los caseríos, huertas y campas.

C2.14 Avenida

Finales de los años 70, la margen impar de la Avenida en plena construcción.

 

Índice     Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s